122

La experiencia emigrante del performero
Texto poético-dramático
(Fragmentos)

Guillermo Gómez-Peña

Como performancero o performeador entre teatreros, y como chicano entre latinoamericanos, soy una voz un tanto solitaria, pero debo decirles que me siento verdaderamente en casa. Mi Latinoamérica es más bien un archipiélago que se extiende a los barrios chicanos, nuyorriqueños, a las reservaciones indígenas en los Estados Unidos, a las zonas afroamericanas; incluso yo siento que habito un Tercer Mundo injertado en las entrañas del etcétera.
Soy parte de la gran diáspora latinoamericana en los Estados Unidos, somos treinta y cinco millones y constituimos una población flotante inmensa, una de las más grandes del planeta: Aztlán, Chicanolandia. Formo parte de una organización interdisciplinaria llamada La Pocha Nostra. Utilizamos lenguajes interindisciplinados y performances para articular nuestras identidades híbridas, nuestras realidades binacionales, y nuestra lucha política. Quisiera compartir con ustedes algunos ejemplos de intervenciones poético-performáticas pensadas para radio, televisión o en vivo. Y por favor, disculpen mi espanglish.

[...]
LECCIÓN DE ESPAÑOL NO. PARA GRINGOS AVENTUREROS:
In this Spanish Lesson you will learn how to communicate efficiently with obnoxious Mexicans, while traveling down there. When standing at a bank teller:
-Señor, por favor, no se me acerque demasiado, me pone nerviosa.
-Sir, would you please step back? You are making me nervous.
Si usted renta una casa de verano y descubre que la sirvienta tiene siete hijos ruidosos:
- Petra, ¿puede pedirle a sus niños que se callen? Están molestando a mi perro.
- Petra, can you keep your children quiet? They're bothering my chihuahua dog.
When talking to a dumb waiter at a restaurant:
¿Qué nou hay otrou mesero que hable bien inglés, carayou?
Is there no other waiter who can actually speak English?
When a policeman stops you for drunk driving. Cuando te para un policía por manejar borracho, you may say:
- Oficial, estamos bien pedos, ¿cuánto de mordida?
- Officer, we are shit faced. How much is the bribe? I mean the fine.
Now, what out women travelling alone at the bars, horny men are always roaming around. But there are simple phrases you can learn to keep them at a distance:
-No me desvistas con tu mirada desaforada. No soy un pedazo de carne asada.
-Don't undress me with your drunken gaze. I am not a piece of meat.
After a few Margaritas:
-You may not wish to keep them at a distance. Soy tu fruto prohibido.
- I am your forbbiden fruit,
or
- lo quiero a él para llevar
- I'll take him, to go
Now, a unique pick-up line for that adventureous gringo male:
- María, soy doctor ¿quieres que te examine?
- Mary, I am a doctor. Would you like a check up?
But remember mexican women are fiery
And if you are not carefull, I truely believe that ...
And if you are not carefull you may get the following response:
Pinche pendejo, chinga de tu madre
Enough for today, hasta mañana y vaya con Dios, Vatos locos.

LECCIÓN DE GEOGRAFÍA FINISECULAR PARA ANGLOSAJONES MONOLINGÜES (TAMBIÉN PARA RADIO)
Estimado radioescucha monolingüe, repita conmigo en este momento desde la soledad de su casa:
México es California
Marruecos es Madrid
Pakistán es Londres
Argelia es París
Cambodia es San Francisco
Turquía es Frankfurt
Puerto Rico es Nueva York
Centroamérica es Los Ángeles
Honduras es Nueva Orleans
Argentina es París
Beijing es San Francisco
Haití es Nueva York
Nicaragua es Miami
Quebec es Euskadi
Chiapas es Irlanda
Your house is also mine
Your language mine as well
and your heart will be ours one of these nights
Es la fuerza del Sur, el Sur en el Norte, el Norte se desangra,
El Norte se evapora por los siglos de los siglos and suddenly you're homeless, you've lost your land again
Estimado antipaisano your present dilema is to wonder in a trans geography de locos without a flashlight , without a clue,
sin visa ni flota, joder.
Interface after the seventh Margarita -hip!-, after the twelveth Margarita -hip!-, the drunk tourist approches a sexy señorita at El Faisan Club in Mérida, Yucatán:
-Oye preciousa, my Mayan Queen, tu 'star muchio, muy bela, con tu ancient fire en la piel para que yo queme mis bony fingers, mi pájara, belísima, yo compro tu amor con mía Mastercard.
She answers in very broken French:
-Ne mais derange plus, je vous arroche le jous!

[...]

Y para terminar, otra pequeña intervención performática. En este caso estoy en Alemania, un lugar en el que se fetichiza profundamente a las culturas indígenas. Me encuentro en un Pow Wow, en una reunión ritual de alemanes indigenizados vestidos de indígenas, con esa sabiduría enciclopédica que tienen de la otredad cultural, como a diez kilómetros de Hamburgo, y de pronto un chamán charlatán se dirige a un grupo de germatlanis encuerados:
Eritsu mecunitsu tinitsum E tv video patriopni im po ten ti
pero mea sécula seculero, hip
Wotyuma yuka ahhhhhja re krishna
Hare Krishna, krisha waple jare grama
Hairy nalga jiiiiiiiii
Kiyu kama
Hakayuma
hakayama
Ommmmmmmmmmmmmmm
(Golpea la mesa rítmicamente)
Christian girls, christian girls (bis, bis)
Oh how I love, those christian girls
Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh (orgásmico)
New age girls, (bis, bis)
Oh! how love those new age girls
Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh (orgásmico)
Skin head girls, (bis, bis)
Oh I love, those skin head girls
Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh (orgásmico)
Jama kaya tyama Krishna
Hakayama Tescatlipon
Hakayama Krisnavato
Hakayama Chichi Colgatzing
Hakayama Chile con carne
Hakayama Taco del chihuahua
Hakayama Santa Frida
Hakayama Santa Selena
Hakayama Santa Pocahontas
Hakayama Santa Shakira
Hakayama Virgen tatuada
Nafta, viagra
Melatonic
(grito) ¡Melatoniiiiic!


Somos una organización formada por círculos concéntricos. Hay un círculo muy cercano de colaboradores que está en la misma ciudad y dos de ellos, Michelle y Juan, se encuentran fuera de la ciudad, Michelle vive en Phoenix, Arizona, y Juan está temporalmente en Canadá, pero nosotros somos el círculo principal. Hay un círculo mayor formado por artistas de distintas disciplinas que se integran a trabajos específicos y por temporadas durante el año. Cuando estamos de gira hay un tercer círculo, integrado por gente con la que ya hemos trabajado anteriormente, y que al llegar a la ciudad donde ellos radican se van integrando al proyecto. Estos tres círculos concéntricos están continuamente fluyendo y cambiando, en ocasiones los integrantes del círculo central tienen otras cosas que hacer, se separan temporalmente del grupo y entran otras gentes. Es una organización de carácter interdisciplinario, hay bailarines, como Michelle, que tiene una formación de ballet clásico y es coreógrafa de danza contemporánea; hay actores como Juan; hay performeros, que surgen de las artes visuales; músicos, un cineasta chicano, Gustavo Vázquez, y cada proyecto requiere de una estructura distinta. Reformulamos y reiventamos la estructura de nuestra organización en cada proyecto. En ocasiones son proyectos a gran escala, que llegan a incorporar treinta, cuarenta personas y en ocasiones son pequeñitos.
Por razones obvias, para poder sobrevivir a los embates presupuestales, a la falta de financiamiento hemos decidido que llevamos a cabo comunidades efímeras, que duren por el tiempo que el proyecto dure, y después se separan y cada quien regresa a su mundo. Mientras tanto nos comunicamos por email, cartas, teléfono.
Los chicanos han sido excluidos del gran proyecto cultural latinoamericano y en mi proceso de chicanización ellos me explicaron que la identidad no está necesariamente conectada al lenguaje y al territorio, que uno puede seguir siendo mexicano en los Estados Unidos. Que uno puede seguir siendo mexicano en inglés, o que el espacio conceptual que existe entre la mexicanidad oficial y el chicanismo a ultranza es inmenso e incluye múltiples identidades: identidades híbridas, intermedias, en transición. Pero qué le vamos a hacer. Las terceras opciones siempre le han resultado desafiantes a los guardianes celosos de la mono-identidad, que en México son implacables. En ese sentido yo siempre me estoy preguntando, ¿acaso Aztlán, Chicanolandia forma parte de Latinoamérica o no? ¿Somos otra Latinoamérica? ¿Es necesario redefinir Latinoamérica?
Recuerdo cuando comencé a recibir invitaciones para presentar mi obra en México, que los organizadores me decían: traduce tus textos al español, no te van a entender, y yo de terco les contestaba: mi obra surgió en espanglish, surgió de una realidad híbrida, binacional y así habrá de presentarse. El público me entendió sin ningún problema. Hay un extraño fenómeno que nos sucede a los que partimos: cuando estamos en los Estados Unidos exageramos inconscientemente nuestra mexicanidad, y cuando regresamos sobreactuamos nuestra chicanidad. Son mecanismos de autodefensa. Yo quiero pensar que la experiencia chicana es parte de la gran experiencia latinoamericana.
Frecuentemente damos talleres, en los que nos interesa detectar jovencitos rebeldes en proceso de afinar su ideología, y compartir con ellos nuestra metodología interdisciplinaria. Allí hemos descubierto que la nueva generación de jóvenes de entre dieciocho y veinticinco años más o menos tiene diferencias profundas con la nuestra y esto nos ha sensibilizado mucho, por la necesidad de redefinir también nuestro propio trabajo para apelar a ellos, porque nos interesa hablarle a los jóvenes, no sólo a la gente de nuestra generación. Una de las diferencias es que ellos ya son, en buena medida, el resultado de matrimonios interraciales. En los últimos veinticinco años en los Estados Unidos ha habido grandes desplazamientos de grupos étnicos y los que antiguamente eran barrios puramente chicanos, ahora incluyen polacos, vietnamitas, de Cambodia, de Tailandia, y ya se están casando entre ellos y teniendo hijos.
Mi hijo asiste a una escuela donde se hablan sesentinueve idiomas, y seguramente cuando él forme su primer grupo de Hip Hop, no va a ser exclusivamente chicano, va a incorporar puertorriqueños, afroamericanos, centroamericanos. La realidad de esa nueva generación es mucho más híbrida, mucho más multirracial que la nuestra, y en cuanto al concepto de comunidad ellos tienen uno mucho más fluido que el nuestro. Ellos hablan de ser miembros de comunidades múltiples, para ellos es importante estar en soledad, en su individualidad; estar separados del grupo. Las colectivas o asociaciones que los jóvenes chicanos están formando son muy abiertas, se disuelven con facilidad, se vuelven a agrupar de otra manera. Estas nuevas generaciones están creando los robo-comunity centers, centros comunitarios interdisciplinarios y efímeros que incluyen, por ejemplo, una cámara de video, para monitorear la violencia policíaca y hacer películas caseras; una computadora para imprimir sus revistas, una fotocopiadora, y algunos instrumentos musicales. En estos centros ellos son capaces de grabar sus propios discos de Hip Hop e imprimirlos, crear sus propias películas y revistas underground, y eso para mí es muy alentador, me conmuevo mucho cuando visito estos pequeños centros, y son muy avezados estos chavos. Por otro lado no quiero romantizar la situación de ellos, existe una cultura muy fuerte de la soledad, de la enajenación, del desprendimiento, y sobre todo de la violencia.