131

Enrique Buenaventura en la memoria

El maestro Enrique Buenaventura murió en su Cali natal pocas horas antes de que concluyera el año 2003. Conjunto rinde tributo a su pensamiento y a su obra, comprometidos con la realidad social colombiana y latinoamericana y con el destino del hombre, tanto como con las búsquedas expresivas hacia una escena de vital creatividad artística, para la cual investigó de manera especial en la aportación de un método de creación colectiva y legó una vasta obra dramatúrgica, integrada por títulos como A la diestra de Dios padre, Los papeles del infierno, La maestra, Réquiem por el padre de las casas, Historia de una balada de plata, Vida y muerte del fantoche lusitano, La orgía, La estación y Opera bufa, entre otros, notables ensayos sobre teatro, además de recordados montajes.
Publicamos el texto de despedida de una de sus colegas cercanas, la actriz y directora Patricia Ariza, que compartiera con él avatares y luchas desde las búsquedas del Nuevo Teatro y desde la organización de la Corporación Colombiana de Teatro; reproducimos también su ensayo “Teatro y política” aparecido en el número 22 (oct.-dic., 1974, pp. 90- 96) de esta revista, así como los dos poemas que constituyeran la última colaboración de Enrique a su columna en el diario caleño El País, publicados poco antes de su desaparición física, y un documento recibido al cierre de esta entrega: la carta abierta que Álvaro Arco y Diego Fernando Montoya, director general y dramaturgo, respectivamente, de Cali Teatro, dirigieran a Jorge Eliecer Tamayo Marulanda, concejal de Santiago de Cali, con una propuesta para fortalecer la memoria de Enrique desde la sede del que fuera su legítimo espacio de creación, el Teatro Experimental de Cali.